lunes, mayo 15, 2006

Ahora el Presidente Bush anunciara un incremento de tropas en la frontera sur...

May 15, 2006
Bush to Put National Guards on Mexico Border
By REUTERS
Filed at 6:14 p.m. ET

WASHINGTON (Reuters) - President Bush was set on Monday to announce plans to deploy more than 5,000 National Guard troops to the U.S.-Mexico border to support efforts to catch illegal immigrants because ``we do not yet have full control of the border.''

``Tonight I am calling on Congress to provide funding for dramatic improvements in manpower and technology at the border,'' Bush planned to say in an 8 p.m.(/0000 GMT) Oval Office address.

Bush was trying to placate conservatives who are demanding a tougher border enforcement policy. But to their chagrin, he also insisted on a temporary guest-worker program for illegal immigrants that would let them fill jobs Americans refuse.

In speech excerpts released by the White House, Bush said border enforcement will not solve the problem alone because many people will do anything to get to America, walking across deserts or hiding in the back of trucks.

``This creates enormous pressure on our border that walls and patrols alone will not stop,'' he said. ``To secure the border effectively we must reduce the numbers of people trying to sneak across.''

White House officials described the National Guard deployment as temporary and said the troops would not be involved in law enforcement. Some members of the U.S. Congress feared the National Guard, with 17,000 in Iraq, will be stretched too thin, and Mexico worried about militarizing the border with armed soldiers.

A senior U.S. official said Bush planned to announce the deployment of more than 5,000 National Guard troops to the U.S.-Mexican border.

White House officials said the troops would provide logistic support for U.S. Border Patrol agents whose job is to arrest illegal immigrants crossing into the states of Arizona, California, New Mexico and Texas.

The troops' work would include mobile communications, intelligence analysis, logistics and training, a senior defense official said.

INFLUENCING DEBATE

Bush said since he became president in early 2001 the U.S. Border Patrol has been expanded and 6 million people have been sent home after trying to enter the country illegally.

``Despite this progress, we do not yet have full control of the border, and I am determined to change that,'' he said.

Bush was hoping to influence a Senate debate this week on a sweeping immigration overhaul that would couple tougher border enforcement with a temporary guest-worker plan and create a mechanism for many of the estimated 12 million illegal immigrants in the country to legalize their status.

And he was hoping to sway Republicans in the House of Representatives who passed a tough border security bill that would further criminalize illegal presence in the United States. They are adamantly resisting the guest-worker program.

Bush's backing for the proposed law is costing him support among some conservatives who view it as a type of amnesty for illegal immigrants -- a characterization Bush rejected.

``We must face the reality that millions of illegal immigrants are already here,'' he said in the excerpts. ``They should not be given an automatic path to citizenship. This is amnesty, and I oppose it.''

Bush also said newcomers have a duty to assimilate into American society by learning English and U.S. history.

OVERSTRETCHED MILITARY

Senate Minority Leader Harry Reid, a Nevada Democrat, told CNN that Bush was late to the border enforcement debate, ``so now, coming forward at this time, we're a little suspect.''

The Minuteman Civil Defense Corps, a citizens' volunteer border patrol group, called Bush's plan ``nothing more than a political ploy.''

White House spokesman Tony Snow denied Bush was pushing tougher border security for political cover.

``I think it's really more about political opportunity,'' Snow told reporters.

Bush's prime-time address -- the first in the Oval Office for a speech on a domestic topic -- comes two weeks after millions of immigrants and their supporters rallied across the United States in support of the Senate legislation.


http://www.nytimes.com

Fox llama a Bush por "militarización"

Fox llama a Bush por "militarización"
El presidente de México, Vicente Fox, llamó por teléfono este domingo a su homólogo de Estados Unidos, George W. Bush, para expresarle su disgusto por lo que llamó la militarización de la frontera entre los dos países.

La conversación ocurrió un día antes de la transmisión en vivo por la televisión de un discurso sobre controles a la inmigración que pronunciará este lunes el presidente Bush.
Se espera que el mandatario estadounidense anuncie el envío de miles de tropas de la Guardia Nacional a la zona fronteriza para combatir la inmigración ilegal.

Bush se dirigirá al país desde la Oficina Oval de la Casa Blanca a las 00.00 GMT para anunciar sus ideas y propuestas sobre la reforma a la ley migratoria y seguridad fronteriza que se debate en el Congreso.

En la conversación telefónica con Fox, Bush le habría asegurado que no contempla la militarización de la frontera, según informaron tanto la Casa Blanca como la oficina de la presidencia mexicana.

Temporal y preventiva

Bush dijo que evalúa enviar a efectivos de la Guardia Nacional de manera temporal y como medida preventiva.


"El presidente fue claro en que Estados Unidos considera a México un amigo y que lo que está considerando no es una militarización de la frontera, pero sí un apoyo a la patrulla fronteriza con personal de la Guardia Nacional", dijo por su parte la portavoz de la Casa Blanca Maria Tamburri.
Corresponsales de la BBC indicaron que Bush espera que la medida le permita ofrecer un tratamiento menos duro a los inmigrantes ilegales que ya residen en EE.UU., ante las exigencias lanzadas por la extrema derecha de que se les persiga con mayor agresividad.

Se espera que el Senado estadounidense apruebe a fin de mes la reforma de la ley de inmigración.

Según un nuevo acuerdo bipartidario, el proyecto de ley deberá votarse antes del 27 de mayo -Día del Recuerdo- el feriado con el que se rinde homenaje a los estadounidenses muertos en guerras.

Movilizaciones y protestas

La reforma perdió impulso a mediados de marzo luego de que un acuerdo similar no lograra ser aprobado en la votación final por un sorpresivo cambio de opinión del que se culpan mutuamente demócratas y republicanos.

El estancamiento aceleró las movilizaciones y protestas de los grupos que favorecen cambios en la ley.

Pero lo que eventualmente decidan los senadores deberá ser confrontado con la versión de la ley de inmigración que aprobó la Cámara de Representantes en diciembre pasado.

El texto de los representantes no incluye vía alguna para regularizar la situación de los indocumentados y sólo se enfoca en los controles policiales.

La Cámara de representantes convierte en una ofensa criminal la inmigración ilegal, algo que en la actualidad se considera una falta civil. Además, criminaliza a quienes prestan atención humanitaria a los inmigrantes, si no los reportan a las autoridades.

También autoriza la construcción de murallas adicionales a lo largo de la frontera con México, algo que para muchos es una medida agresiva que comparan con el Muro de Berlín, que separaba a las dos Alemanias tras la Segunda Guerra Mundial.

Si la ley se aprueba y es finalmente firmada por el presidente George W. Bush, sería la mayor reforma del sistema de inmigración en los últimos 20 años.


Nota de BBCMundo.com:
http://news.bbc.co.uk/go/pr/fr/-/hi/spanish/latin_america/newsid_4771000/4771525.stm

Publicada: 2006/05/15 06:02:31 GMT

© BBC MMVI

El impacto de un Día sin Inmigrantes...

El impacto de un Día sin Inmigrantes...
Un efecto más simbólico que económico

Univision Online y Agencias


Cientos de miles de inmigrantes se unieron al llamado del lunes: En vez de ir a trabajar prefirieron salir de la sombra para ser escuchados y marchar con consignas, pancartas y banderas en las principales ciudades de Estados Unidos. Su menaje: exigirle al Congreso de Estados Unidos que apruebe una reforma migratoria que regularice el estatus de los cerca de 12 millones de indocumentados que viven en el país.


Hubo pérdidas, pero nos sustanciales

No obstante, pese al éxito visual de las multitudinarias manifestaciones y la amplia cobertura que recibieron de los diferentes medios de comunicación estadounidenses, no está claro el impacto que el llamado "Día sin Inmigrantes" tuvo en la economía.

Después de todo, el sueño de sus organizadores era llevar a cabo una jornada que paralizaría la construcción y la industria manufacturera de Estados Unidos. Deseaban que los inmigrantes hispanos hicieran sentir su "presencia con su ausencia".

Oscar Domínguez, presidente de Fispal Latino en Miami, había dicho la semana pasada de que si los alrededor de 40 millones de hispanos que viven en Estados Unidos se unían a la iniciativa de no gastar "ni un solo centavo" durante la convocatoria del 1 de mayo, la economía perdería más de 1,800 millones de dólares.

Sí hubo pérdidas, pero no tan cuantiosas como había pronosticado Domínguez. La razón: No todos los hispanos se unieron al controvertido boicot. La gran mayoría, incluso -obedeciendo el llamado de grupos defensores de inmigrantes- prefirió continuar con sus obligaciones laborales de forma normal.

Las protestas del lunes afectaron algunas industrias, ya que muchos negocios se vieron obligados a cerrar sus puertas debido a la falta de mano de obra.

Los martillazos y el ruido de los taladros que están acostumbrados en zonas de construcción no se escucharon el lunes, y los jefes de obra así como los dueños de las constructoras quedaron más que sorprendidos por la ausencia de sus obreros, gran parte de ellos sin documentos.

"Sabíamos que nos veríamos afectados por la falta de trabajadores de construcción, pero nos sorprendió la falta de trabajadores y eso forzó el cierre de varios sitios de construcción", manifestó a la Agence France Presse Jorge Villalobos, superintendente de construcción de la constructora Sunrise Homes en California.

Los portavoces de varias constructoras en esta área del país, la de más rápido crecimiento urbano en todo Estados Unidos, de acuerdo a las estadísticas oficiales 2006, dijeron que el paro vivido el lunes podría significar costos de millones de dólares.

"A nosotros nos cuesta mucho dinero perder un día debido a que tenemos que terminar estas casas lo antes posible", apuntó Villalobos, refiriéndose a los planes de vivienda que se erigen a lo largo y ancho de los desérticos valles del sur de California, a unos 140 kilómetros al noreste de Los Angeles.

Daniel Weidman, portavoz de la constructora nacional KB Home, dijo que su empresa se vio más afectada en el sur de California en comparación a otros estados del país.

"En los condados de Riverside y San Bernardino tuvimos paralizadas varias obras. Para nosotros esto representa un problema porque trabajamos con una calendario estricto para las entregas de estas casas y vamos a tener que reponer la falta del día de hoy", dijo preocupado Weidman.

Sufrió la agricultura y el turismo...

El periódico Wall Street Journal reportó el martes que además de la construcción, la industria agrícola fue duramente afectada por la jornada del 1 de mayo, en especial en Florida y California.

También las plantas procesadoras de carne y empresas asociadas al turismo (restaurantes, hoteles, etc.) sufrieron de la falta de empleados.

Por ejemplo, la empresa procesadora de pollos Perdue Farms, Inc., el lunes cerró seis plantas procesadoras, mientras que el gigante de las carnes, Tyson Foods, Inc. también paralizó sus operaciones en seis de sus nueve plantas de carne de res, y cuatro de sus seis plantas de cerdo, añadió el diario.

La industria textil y de la moda también se vio afectada. En Los Angeles, la empresa American Apparel, Inc. cerró su fábrica en el centro de la ciudad para no coincidir con las protestas.

"No queríamos que nuestros trabajadores tuvieran que elegir entre su compromiso con la compañía o las protestas", dijo Dov Charney, de 37 años y fundador de la empresa. Dijo que alrededor de 3 mil de sus empleados eran de origen hispano.

Por otro lado, muchos puertos se vieron obligados a cerrar sus puertas debido a la falta de personal para descargar la mercancía.

Mientras que en la industria de la jardinería, se estima que nueve de cada 10 obreros se tomó el día libre el lunes, según la American Nursery and Landscape Association. La entidad estima que alrededor del 70 por ciento de los trabajadores en ese sector son indocumentados.

En general sin embargo, el efecto de las marchas del lunes fue simbólico: "Esto no fue un evento de gran impacto económico", comentó el economista Nigel Gault del Global Insight, un grupo sin afiliación política con sede en Massachussets.

"Económicamente sería un gran evento si de repente los 12 millones [de indocumentados] desaparecerían permanentemente", enfatizó el experto entrevistado por el Wall Street Journal.

"La olla migratoria está hirviendo"

El diario citó también a Frank Sharry, director del Foro Nacional de Inmigración, una coalición de empresas, sindicatos y grupos cívicos que favorece una reforma total al sistema migratorio de Estados Unidos, señaló que las marchas del lunes definitivamente presionarán a algunos legisladores a respaldar una propuesta que discute el Senado que legalizaría a la mayoría de indocumentados.

"La olla está hirviendo, los inmigrantes están marchando por las calles, y el público está exigiendo una solución", comentó Sharry al Wall Street Journal.Por su parte, los que se oponen a la propuesta del Senado, señalan que las protestas lo que hacen es alejar la posibilidad de que ocurra una reforma migratoria en el Congreso.

"Al final del día, murió cualquier posibilidad de que un proyecto de ley llegue al escritorio del presidente", indicó Mark Krikorian, director del Centro para el Estudio de la Inmigración, un grupo con sede en Washington que favorece una política migratoria con más restricciones para los indocumentados.

El rápido crecimiento hispano

Lo que nunca se puso en duda fue creciente poder político y económico de los más de 40 millones de hispanos en Estados Unidos, que ahora conforman la minoría más grande del país.

En la actualidad, los hispanos constituyen un 15 por ciento de la fuerza laboral y su poder de compra ascendió el año pasado a 735,600 millones de dólares, lo que supone un 8.1 por ciento del total en Estados Unidos, según un estudio del Centro Selig.

Lo impactante de los hispanos "está realmente en el ritmo de crecimiento", explicó Rakesh Kochhar, un investigador del Centro Hispano Pew. "La trayectoria es asombrosa".

Las cifras de la Oficina del Censo apuntan, por ejemplo, a un poder adquisitivo en el año 2004 de 700 mil millones de dólares, y una proyección de más de 10 millones de votantes para el 2008, en comparación con los 5.9 millones del 2000.

Su poder de compra aumentará un 48 por ciento del 2005 al 2010, mientras que el del resto de la población se incrementará tan sólo un 28 por ciento, según el Centro Selig.

http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=854910#p

Inmigrantes dejan sentir presencia en todo el país


Inmigrantes dejan sentir presencia en todo el país
EFE
¡No te lo pierdas!
Especial: Un día sin inmigrantes
Un histórico 1 de mayo en EE.UU.
¿Qué resultados tendrá esta marcha?
Estados Unidos (EFE) - Desde los campos de California hasta Nueva York, más de un millón de inmigrantes abandonaron el lunes sus empleos o escuelas, boicotearon los negocios y se unieron a manifestaciones multitudinarias para exigir una reforma migratoria integral en EEUU.



En el llamado "Día sin inmigrantes", estas personas y los grupos que simpatizan con su causa en EEUU tomaron las calles de Los Angeles, San Francisco, Nueva York, Chicago, Denver, Milwaukee, Houston o Washington, para denunciar la "criminalización" de los indocumentados y exigir su "legalización total".



Aunque es difícil cuantificar el impacto de la jornada de protestas, que coincidieron con el Día de los Trabajadores en el resto del mundo, informes preliminares dieron cuenta de un gran absentismo laboral tanto en el sector agrícola como en restaurantes, hoteles, obras de construcción y algunos centros médicos.



En Nueva York, los manifestantes, entre ellos el legislador demócrata José Serrano, formaron varias "cadenas humanas", mientras el mercado al aire libre de Union Square y el sector de Broadway estaban prácticamente vacíos.



En algunas ciudades de Nueva Jersey, Rhode Island, Oregón y Pensilvania, los activistas llegaron a las oficinas de funcionarios locales para recabar más apoyo a su causa.



Según cifras de la alcaldía de Los Angeles (California), dos manifestaciones congregaron a unas 400.000 personas, un número similar al registrado en Chicago, según dijo la policía.



Decenas de miles marcharon en Nueva York, 75.000 en Denver (Colorado), 15.000 en Houston (Texas), 50.000 en San José (California) y más de 30.000 en la Florida.



Fuentes oficiales señalaron que en total el número de manifestantes en todo el país superó el millón.



El objetivo fue mostrar a la opinión pública que los inmigrantes, lejos de ser una carga pública, contribuyen al desarrollo económico del país.



Los extranjeros son el 15 por ciento de la fuerza laboral de EEUU, pero conforman el 24 por ciento del sector agrícola y, en otros sectores, son la principal fuente de mano de obra barata.



Por un lado, la convocatoria estuvo marcada por el cierre de negocios, aulas vacías y marchas incluso en las comunidades fronterizas con México y, por otro, por las voces de escepticismo sobre si el boicot era o no la estrategia de presión más acertada.



En Los Angeles, la mayor parte de los negocios hispanos cerró sus puertas desde el domingo, en solidaridad con los inmigrantes.



Esta movilización "sin precedentes" se produce en momentos en que el Congreso, dominado por los republicanos, estudia iniciativas para efectuar una reforma migratoria, la primera desde 1986, entre ellas las de sectores conservadores que exigen mano dura contra la inmigración ilegal.



En respuesta, los grupos pro-inmigrantes levantaron su voz para condenar proyectos de ley como el del republicano James Sensenbrenner, que convierte en delincuentes a los inmigrantes clandestinos y penaliza a quienes los contraten o les ofrezcan ayuda.



Cualquier medida que apruebe el Senado, posiblemente a finales de mes, tiene que ser homologada con la de Sensenbrenner, que fue aprobada en la Cámara de Representantes, antes de convertirse en ley.



"El activismo y las manifestaciones reflejan la determinación de los inmigrantes de exigir igualdad de derechos y demostrar que el país los necesita", dijo a Efe Muzaffar Chishti, director del Instituto de Política Migratoria (MIP).



"Estas marchas le han puesto un rostro al problema de la inmigración ilegal, porque los indocumentados son indispensables en muchos sectores de la economía. Tanto el Congreso como el presidente (George W.) Bush harían bien en mostrar un mayor liderazgo" respecto a este asunto, enfatizó el experto.



En señal de solidaridad, compañías de alimentos como Goya, Tyson Foods, Perdue Farms y Cargill Inc decidieron cerrar algunas de sus plantas o dar el día libre a sus trabajadores para que participasen en las movilizaciones, que dieron seguimiento a las protestas efectuadas en marzo y abril pasados.



Juan José Gutiérrez, director del movimiento Latino USA en California, aseguró a Efe que "el pueblo se está adhiriendo a este paro nacional... porque está cansado de esperar una respuesta del Congreso y ha decidido ser protagonista de su historia".


http://latino.msn.com/noticias/articles/articlepage.aspx?cp-documentid=460596

Un día sin inmigrantes

Un día sin inmigrantes

Si de pronto desaparecieran todos los compatriotas de EU, como en Un día sin mexicanos, la cosa se pondría más candente que en la ficción de la pantalla grande.
Algunos, como María Elena Bello, hacen los preparativos para la marcha.



28-Abril-06


Adentro del restaurante El Pollo Loco la vida sigue igual. Los mexicanos trabajan sin cesar sirviendo platos con aves rostizadas acompañadas por ensalada de col, elotes o arroz oriental. Ahí, media docena de trabajadores de rostro ajado por el sol y la tierra comen en silencio. No saben gran cosa de lo que pasará el 1 de Mayo en Los Ángeles (la ciudad que desde hace años les ha servido de hogar) ni les interesa demasiado entenderlo. Dicen que tratarán de no comprar nada hecho en Estados Unidos ese día, pero no pueden faltar al trabajo, pues corren el riesgo de ser despedidos.

Esta historia se repite en varias ocasiones, a pesar de que los noticiarios en español, que se transmiten a diversas horas del día, dedican un largo rato a hablar sobre el tema, sobre quién está a favor y quién en contra del boicot que promueven diversas coaliciones pro derechos de los inmigrantes, que consiste en no acudir al trabajo, a la escuela, a las tiendas ese día que debería ser del trabajo, como lo es a escala internacional, pero que en Estados Unidos no lo es.

“Ahora tal vez se convierta, en este lado del charco, en el Día del Inmigrante”, asegura Sergio Arau, músico, cineasta, pintor que dirigió y presentó en 2004 la película Un día sin mexicanos, la cual ha servido de inspiración a quienes comenzaron a organizarse contra el proyecto Sensenbrenner o HR4437, que aprueba que la estancia ilegal sea un delito grave tanto de parte de los inmigrantes como de aquellos que los empleen. Asunto grave si tomamos en cuenta que en todo Estados Unidos hay aproximadamente once millones de indocumentados.

Si, como en la película del guitarrista de Botellita de Jerez, de pronto desaparecieran todos los compatriotas (y de paso se llevaran a los inmigrantes de otras nacionalidades), la cosa se pondría incluso más candente que en la ficción llevada a la pantalla grande.

Sin embargo, algunas asociaciones, periodistas y políticos están en contra de que se cumpla el llamado “complot latino”. Álvaro Huerta, representante de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), afirma que la liga no participará en este acto, pues cree que los trabajadores corren muchos riesgos al dejar su trabajo.

El no estar a favor del boicot (“tampoco estamos en contra ni lo censuramos”, dice Álvaro) hizo que organizaran una gran marcha programada para las cuatro de la tarde del 1° de Mayo, saliendo del parque McArthur, que en un día cualquiera luce apacible, lleno de hispanos tirados en el piso, durmiendo, charlando, comiendo. Algunos, dicen las malas lenguas, vendiendo drogas en un sitio al que pocos estadunidenses güeritos y de ojos azules entran.

La cosa, en esta ciudad de los sueños, es que muchísimas personas hablan español. Es, visualmente, una extensión de México: los mismos rostros, morenos y regordetes; la misma manera de caminar, de reunirse en tribus urbanas, de reír a carcajadas, “de andar con la troca de llantas altas y el sonido de la tambora a todo volumen”, como comenta Gabriel, oriundo de Ensenada que llegó aquí para estudiar música.

A los otros, los que apenas tienen dinero para pagar al pollero que los trasladará a esta enorme urbe, que en México ganaban 700 pesos al mes y aquí ganarán 250 dólares, que caminan con lentitud, cansados de las arduas jornadas, sí les queda la opción de manifestarse, pero pocos saben de qué se trata la reforma migratoria, qué es lo que se le pide al Senado, cuáles palabras ha expresado George Bush. Pero, aunque no lo sepan, cuando menos irán a la marcha. Lo sienten como un deber, como una acción de poner en alto su origen. Lo importante es, como comenta William, encargado de un motel en Sunset Boulevard, “tener presencia, que los políticos se enteren que no estamos robando, que no estamos de holgazanes, que lo único que queremos es tener un mejor trabajo, una situación más buena que la que vivíamos en nuestros países de origen, pero yo iré porque me siento orgulloso de mi origen guatemalteco”.

A diferencia de la gente de CHIRLA, Nativo López, director de Hermandad Mexicana Nacional y de la Mexican Americal Political Association (MAPA), piensa que es necesario hacer el boicot. Dice que la gente “ya no tiene miedo de protestar”. Pero, aunque pareciera que estar en desacuerdo separaría a las coaliciones, sus integrantes afirman que cada una de ellas siguen trabajando por su lado pero con respeto, que no les hace falta un líder que los organice. “Estamos mejor así. La gente espera que tengamos nuestro Martin Luther King, pero pienso que no es necesario”, dice Álvaro Huerta, aunque de pronto sí se antoja ubicar un rostro, una voz que exprese los ideales.

“Yo no lo soy”, dice entre risas Sergio Arau, luego de aceptar que los medios y los grupos lo han visto como gurú después de lanzar, con fanfarrias pero confusión (tras ver los espectaculares en Estados Unidos, algunos inmigrantes pensaban que era una amenaza hacia ellos y no una película), Un día sin mexicanos. “Yo soy charrocanrolero, soy cineasta y la idea de lo que pasaría sin la fuerza latina no es nueva, no se me ocurrió a mí, es simplemente algo que la gente pensaba, pero nadie había plasmado”, afirma.

Así las cosas. Mientras llega el lunes (1° de Mayo), la ciudad sigue con su bullicio de siempre, las luces de Hollywood, las esperanzas pintadas en las fachadas de algunas casas, la tranquilidad de la playa en Venice. “No sé por qué la gente se empeña en venir a Los Ángeles, si es una ciudad enorme con las mismas cosas, con sitios semejantes”, comenta Christian, hijo de padre español y madre hondureña. Sí, es difícil ubicar de dónde viene esa fuerza de imán que tiene la metrópoli. Pero aquí están millones de inmigrantes que se unirán a las acciones del 1° de Mayo aunque sea únicamente para continuar soñando. Creyendo en el paraíso del sueño americano.

Verónica Maza Bustamante. Los Ángeles

http://www.milenio.com/mexico/milenio/nota.asp?id=76528

EE.UU.: "un día sin inmigrantes"

EE.UU.: "un día sin inmigrantes"

En lo que prevé que sea una de las mayores marchas a favor de los inmigrantes en Estados Unidos, cientos de miles de latinos se preparan a tomar las calles de las distintas ciudades del país este lunes 1 de mayo.
Los pronósticos más optimistas hablan de millones de personas que no irán a trabajar o al colegio.

En una vía de acción paralela, también se ha llamado a un boicot de productos de EE.UU., pidiendo a la gente que no compre nada por un día.

De este modo, se cree que el país y la economía sentirán el impacto de la presencia de los inmigrantes cuando deciden no trabajar o no comprar.

Sin embargo, líderes latinos de distintas organizaciones creen que por ahora es imposible determinar las dimensiones que tendrán las protestas.

Llamado "Un día sin inmigrantes", la jornada de protesta se produce en momentos en que el Congreso busca una reforma a las leyes de inmigración.

Se calcula que en esa nación viven cerca de 12 millones de trabajadores indocumentados -una gran parte de ellos de origen mexicano.

Acciones


El gran boicot estadounidense del 2006 ... será una manera de educar a la población ... sobre la tremenda contribución que los inmigrantes hacen cada día a nuestra sociedad y nuestra economía
Declaración del Senado del estado de California, EE.UU.

Las protestas de los inmigrantes tendrán varios frentes: algunos irán a trabajar pero no van a comprar nada. Otros saldrán a marchar a la hora de almuerzo o después de su jornada laboral.
También se tienen organizados servicios religiosos, vigilias, picnics. En Nueva York varias organizaciones han planificado hacer cadenas humanas y en Nuevo México, hay restaurantes que van a donar comida a los que salgan a las calles.

En California, que tiene la mayor cantidad de trabajadores indocumentados que cualquier otro estado en EE.UU., el Senado del estado está apoyando la jornada de protesta.

Los legisladores aprobaron lo que llamaron "el gran boicot estadounidense del 2006" y lo describieron como una manera de educar a la población del país sobre "la tremenda contribución que los inmigrantes hacen cada día a nuestra sociedad y nuestra economía".

Tyson Foods , el procesador de carne más grande del mundo, decidió cerrar nueve de sus 15 plantas por el día lunes.

Debate


Esta jornada se produce en momentos que el Congreso de EE.UU. tiene que decidir ante varias propuestas de reforma migratoria, que han dividido a los políticos.
Los derechistas creen que se ha enfatizado demasiado en los planes de los inmigrantes ilegales de obtener la ciudadanía y no en hacer cumplir las leyes existentes.

Un proyecto bipartidista que actualmente se encuentra estancado en el Senado considera incrementar la seguridad fronteriza al tiempo que les ofrece a los trabajadores una posibilidad de conseguir la ciudadanía.

En todo caso, hay temores de que estas acciones no obtengan los resultados esperados o que la gente que salga a las calles sea mucho menor de lo deseado.

Según la corresponsal de la BBC en Washington, Sarah Morris, es probable que se sienta el impacto económico de las protestas, pero será más difícil cambiar actitudes anti inmigrantes.

VOTE ¿Está de acuerdo con el boicot de los inmigrantes en Estados Unidos? Sí No Marchas sí, boicot no Resultados sin valor estadístico.

Nota de BBCMundo.com:
http://news.bbc.co.uk/go/pr/fr/-/hi/spanish/misc/newsid_4962000/4962262.stm

Publicada: 2006/05/01 12:27:17 GMT

© BBC MMVI

Aquí estamos y no nos vamos!

Aquí estamos y no nos vamos!

[2006-05-01 19:10:37]

Aquí estamos y no nos vamos! La lucha por los derechos de los inmigrantes en EE.UU. Por William I. Robinson 30 de abril de 2006 Con una serie de huelgas y manifestaciones, sin precedentes, los y las inmigrantes latinos han desatado una lucha sin cuartel contra la represión, la explotación y el racismo que enfrentan habitualmente en los Estados Unidos. Las movilizaciones iniciaron el 10 de marzo, cuando más de medio millón de inmigrantes y sus simpatizantes salieron a las calles de Chicago. Fue el acto de protesta más grande registrado en la historia de esa ciudad.
Luego de la acción en Chicago, las huelgas y protestas se expandieron en cadena a otras ciudades, grandes y pequeñas, a lo largo y ancho del país. Millones salieron el 25 de marzo para un "día nacional de acción". Entre uno y dos millones de personas manifestaron en Los Ángeles -en el mayor acto de protesta pública en la historia de la ciudad-, y millones más hicieron lo suyo en Chicago, Nueva York, Atlanta, Washington D.C., Phoenix, Dallas, Houston, Tucson, Denver y docenas de otras ciudades. De nuevo, el 10 de abril, millones acudieron al llamado a otro día de protesta.

Además, cientos de miles de colegiales en Los Ángeles y otros lugares del país abandonaron sus planteles en apoyo a sus familiares y comunidades, arriesgando la represión policial y las sanciones legales. El mensaje se expresa claramente en el grito de los manifestantes: "¡Aquí estamos y no nos vamos!" (1)

Proyecto estancado

Estas protestas son inéditas en la historia de los Estados Unidos. La gota que derramó el vaso fue la introducción del proyecto de Ley HR4437, a mediados de marzo, en la Cámara de Representantes, por iniciativa del representante republicano James Sensenbrenner, con el amplio apoyo del lobby anti-inmigrante.

Esta draconiana ley criminalizaría a los inmigrantes indocumentados, estableciendo como un delito criminal estar en los Estados Unidos sin documentación. También prevé la construcción de los primeros 1100 kilómetros de una muralla militarizada entre México y EE.UU. y duplicar el tamaño de la Patrulla Fronteriza estadounidense. Es más, se aplicarían sanciones criminales contra cualquier persona que proporcione ayuda a los inmigrantes indocumentados, incluyendo las iglesias, grupos humanitarios y agencias de servicios sociales.

Una vez tramitado el proyecto HR4437 en la Cámara, éste quedó estancado en el Senado. El demócrata Ted Kennedy y el republicano John McCain co-patrocinaron un proyecto de ley de "compromiso", que hubiese quitado la cláusula de criminalización que contiene HR4437, y permitido un plan limitado de amnistía para ciertas personas indocumentadas. Habría permitido que quienes puedan demostrar que han residido durante por lo menos cinco años en EE.UU. soliciten la residencia, y más tarde la ciudadanía. Aquellas personas residentes en EE.UU. durante dos a cinco años tendrían que volver a su país de origen, y entonces solicitar un permiso temporal de "trabajador huésped", a través de las embajadas norteamericanas. Quienes no podrían demostrar haber estado en EE.UU. durante dos años serían deportados.

Incluso este proyecto de ley de "compromiso" habría derivado en deportaciones masivas y mayores niveles de control a todos los inmigrantes. Sin embargo, al final la oposición republicana lo desechó. De modo que, para fines de abril, el proceso legislativo se estancó por completo. Es probable que cualquier nueva acción legislativa se posponga hasta después de las elecciones congresiles de este próximo mes de noviembre.

Explosión de ira

No obstante, la ola de protestas abarca mucho más que el HR4437. Representa la explosión de la ira represada y el repudio frente a una situación agravada de explotación y de un incremento de la represión y el racismo contra inmigrantes. En años recientes, los y las inmigrantes han estado sujetos a todos los abusos inimaginables. Por dos veces, en el estado de California, se les ha negado el derecho de obtener licencias de manejar. Ello significa que deben depender de un transporte público inadecuado o inexistente, o correr el riesgo de manejar ilegalmente; más grave aún, la licencia de manejar es a menudo un documento indispensable para realizar transacciones esenciales, como cobrar los cheques o alquilar un apartamento.

Los 3000 kilómetros de la frontera entre EE.UU. y México están cada vez más militarizados y miles de inmigrantes han muerto al cruzar la frontera. Se incrementan los grupos de odio anti-inmigrante. Un discurso público descaradamente racista, que hace pocos años habría sido considerado extremista, se ha vuelto cada vez más corriente, y tiene antena libre en los medios de comunicación masivos.
En un plano más siniestro, la organización paramilitar Minutemen, una versión moderna anti-latina del Ku Klux Klan, se ha expandido desde su lugar de origen en la frontera sur de Arizona y California, hacia otras partes del país. Los Minutemen reclaman que ellos deben "dar seguridad a la frontera", ante un inadecuado control en manos del Estado. Su discurso, más que racista, es neo-fascista.

Se ha filmado a algunos de ellos con camisetas que despliegan el lema "Kill a Mexican today" (hoy mata a un mexicano). Otros han organizado safaris humanos en el desierto, con fines de lucro. Los clubes Minutemen han sido promovidos por líderes de la derecha, hacendados adinerados, empresarios y políticos. Pero su base social se apoya en aquellos sectores de la clase obrera blanca, otrora privilegiada, que han sido flexibilizados y desplazados por la reestructuración económica, la desregulación laboral y la fuga global de capitales. Estos sectores hacen ahora de los inmigrantes el chivo expiatorio -con el beneplácito de los sectores oficiales-, viéndolos como la causa de su falta de seguridad y su pérdida de estatus económico.

Los y las inmigrantes y sus simpatizantes se han organizado a través de expansivas redes de iglesias, clubes de inmigrantes y grupos de derechos, asociaciones comunitarias, medios de comunicación hispanos y progresistas, sindicatos y organizaciones pro justicia social. Las movilizaciones de inmigrantes indudablemente han atemorizado a los sectores gobernantes. En abril se reveló que KBR, una subsidiaria de Halliburton -la antigua empresa del vicepresidente Dick Cheney, que mantiene lazos estrechos con el Pentágono y una de las principales contratistas en la guerra de Irak- ganó un contrato de $385 millones de dólares para construir centros de detención de inmigrantes en gran escala, ante la eventualidad de un "flujo de emergencia" de inmigrantes.

La problemática inmigrante presenta una contradicción para los sectores dominantes. El capital requiere de mano de obra barata y dócil de inmigrantes latinos (y otros). Los/las inmigrantes latinos/as han copado masivamente los escalones más bajos de la fuerza laboral norteamericana. Ellos proporcionan casi toda la mano de obra agrícola y gran parte de la que se emplea en los hoteles, restaurantes, construcción, conserjería y limpieza doméstica, cuidado de niños, jardinería y diseño de jardines, reparto, empaque de carne y aves, venta al detal, y mucho más. Toda vez, los sectores dominantes temen que una marea creciente de inmigrantes latinos pueda conllevar una pérdida de control cultural y político, volviéndose una fuente de contra-hegemonía e inestabilidad; algo así como sucedió en París, el año pasado, con el levantamiento de los trabajadores inmigrantes en esa capital europea, contra el racismo y la marginalidad.

No es que los empresarios quieran eliminar la inmigración latina. Al contrario, ellos quieren mantener una inmensa reserva de mano de obra explotable, que subsista bajo condiciones precarias, que no disfrute de los derechos civiles, políticos y laborales de los ciudadanos, y que sea desechable mediante la deportación. Es la condición de deportable que ellos quieren conservar, puesta que esta condición asegura la posibilidad de sobre-explotar con impunidad y de desechar sin consecuencias, en el caso que esa mano de obra se vuelva insubordinada o innecesaria.

La administración Bush se opone al HR4437, no porque esté a favor de los derechos de los inmigrantes, sino porque tiene que hacer un acto de equilibrio, para encontrar una fórmula que asegure un suministro estable de mano de obra barata a los empresarios, y al mismo tiempo permita un mayor control estatal sobre los inmigrantes. La propuesta de Bush es un programa de "trabajadores huéspedes", que descartaría la legalización de los inmigrantes indocumentados, los obligaría a regresar a sus países de origen, para que allí soliciten visas de trabajo temporales, e implementaría nuevas y más duras medidas de seguridad fronteriza. Hay una larga historia de tales programas de "trabajadores huéspedes", que datan del programa de braceros, que trajo a millones de obreros mexicanos a EE.UU. para cubrir la escasez de obreros durante la Segunda Guerra Mundial, para deportarlos una vez que había de nuevo una disponibilidad de obreros nacionales.

Latinos y afro-americanos

El movimiento de los derechos de inmigrantes está exigiendo derechos plenos para todos los inmigrantes, incluyendo la amnistía, la protección laboral, medidas de reunificación familiar, un mecanismo para acceder a la ciudadanía o a la residencia permanente, en lugar de los programas de "trabajadores huéspedes" temporales, y que se terminen todos los ataques contra los inmigrantes y la criminalización de las comunidades inmigrantes.

Un desafío clave que confronta el movimiento son las relaciones entre las comunidades latinas y negras. Históricamente, los afro-americanos han ocupado los escalones más bajos del sistema de castas norteamericano. Pero a medida que los afro-americanos luchaban por sus derechos civiles y humanos, en los años sesenta y setenta, se fueron organizando, politizando y radicalizando. Los obreros negros lideraron el militantismo sindical. Todo ello hizo que fueran vistos como mano de obra indeseable para el capital: "rebelde" e "insubordinada".

A partir de los años ‘80, los empleadores comenzaron a expulsar a los obreros negros y a reclutar masivamente a inmigrantes latinos, coincidiendo con la desindustrialización y la reestructuración. La población negra cambió su estatus de super-explotado a marginalizado -sujeto al desempleo, a los recortes en los servicios sociales, al encarcelamiento masivo, y a una creciente represión estatal- mientras que la mano de obra inmigrante latina se convertía en el nuevo sector super-explotado. Hace 15 años, nadie veía una sola cara latina en lugares como Iowa o Tennessee, pero ahora los trabajadores latinos -mexicanos, centroamericanos y otros- son visibles en todas partes. Si algunos afro-americanos han canalizado erradamente el enojo hacia los inmigrantes latinos, por su situación de marginalidad, la comunidad negra tiene una queja legítima contra el propio racismo anti-negro de muchos latinos, quienes a menudo carecen de sensibilidad frente a la condición histórica de los negros y la experiencia contemporánea que tienen del racismo, y muestran reticencia a verlos como aliados naturales.

Migración y globalización

El aumento de la inmigración latina a EE.UU. es parte del impulso mundial de la migración transnacional, generado por las fuerzas de la globalización capitalista. El corolario del ascenso de una economía global integrada es la emergencia de un mercado laboral verdaderamente global, pero altamente segmentado. La mano de obra sobrante en cualquier parte del mundo puede ahora ser reclutada y desplegada -a través de numerosos mecanismos- hacia donde el capital transnacional la necesita. La mano de obra inmigrante se estima ahora mundialmente en más de 200 millones, según los datos de la o­nU. Unos 30 millones están en EE.UU., y al menos 20 millón de ellos son de América Latina. De estos 20 millones, unos 11 millones están indocumentados.

El lobby anti-inmigrante argumenta que estos inmigrantes "son un desangre para la economía norteamericana". Toda vez, la Red Nacional de Solidaridad Inmigrante señala que los y las inmigrantes contribuyen con siete mil millones de dólares a la seguridad social cada año. Ellos ganan $240 mil millones, declaran $90 mil millones, y apenas reciben cinco mil millones en reembolsos de impuestos. También contribuyen a la economía estadounidense con $25 mil millones más de lo que reciben en cuidados de salud y servicios sociales. Pero éste es un argumento limitado, puesto que el asunto mayor son los incalculables miles de millones de dólares que el trabajo inmigrante genera en ganancias y réditos para el capital, de los cuales sólo una diminuta proporción regresa a los inmigrantes en forma de sueldos.

Si la necesidad del capital de una mano de obra barata, maleable y deportable, en los centros de la economía global, es el principal "factor de arrastre" que induce la inmigración latina a EE.UU., el "factor de empuje" es la devastación dejada por dos décadas de neo-liberalismo en América Latina. La globalización capitalista -el ajuste estructural, los acuerdos de libre comercio, las privatizaciones, la contracción del empleo público y de los créditos, la disolución de tierras comunales, y otros similares, junto con las crisis políticas que estas medidas han generado- ha provocado la implosión de miles de comunidades en América Latina y ha desatado una ola de migración, desde las áreas rurales hacia las urbanas y a otros países, análoga únicamente al masivo desarraigo y migración que generalmente ocurre como secuela de las guerras.

Importancia de las remesas

La migración latina transnacional ha conllevado a un aumento enorme en las remesas que los trabajadores de etnia latina en el extranjero envían a las redes familiares ampliadas en América Latina. Los trabajadores latinoamericanos en el exterior enviaron a sus países unos $57 mil millones en 2005, según el Banco Interamericano de Desarrollo. Estas remesas fueron la principal fuente de divisas para República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, y Nicaragua, y la segunda fuente en importancia para Belice, Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay y Surinam, según el Banco. Los $20 mil millones enviados a casa en 2005 por un estimado de 10 millones de mexicanos en los Estados Unidos, sumaban más que los ingresos de turismo del país y fueron superados únicamente por el petróleo y las exportaciones de las maquiladoras.

Estas remesas permiten a millones de familias latinoamericanas sobrevivir, al comprar bienes importados del mercado mundial, o producidos localmente o por el capital transnacional. Facilitan la supervivencia familiar en una época de crisis y ajuste, sobre todo para los sectores más pobres; constituyen redes de seguridad que reemplazan el rol de los gobiernos y del empleo fijo para garantizar la seguridad económica. La emigración y las remesas también sirven el objetivo político de pacificación. Desde los años ochenta, a medida que la emigración latinoamericana hacia EE.UU. se expandía velozmente, ayudó a disipar las tensiones sociales y a socavar la oposición política y laboral a los regimenes e instituciones vigentes. Las remesas ayudaron a compensar los desequilibrios macroeconómicos, y en algunos casos, a evitar el derrumbe económico, y por lo mismo contribuyeron a apuntalar las condiciones políticas para un ambiente favorable al capital transnacional.

Por consiguiente, vinculada con el debate sobre inmigración en EE.UU. está la propia economía política del capitalismo global en el Hemisferio Occidental: la cual ahora se está disputando con fuerza en diversas partes de América Latina, con la ola de luchas populares de masas y el giro hacia la izquierda. La lucha por los derechos de inmigración en EE.UU. está, entonces, íntimamente vinculada a la lucha más amplia, en América Latina y el mundo, por la justicia social.

- William Robinson es profesor de Sociología, de Estudios Globales e Internacionales y de Estudios Latinoamericanos e Ibéricos, en la Universidad de California - Santa Bárbara.
(1) NDLR: Para el 1 de mayo de 2006, se ha convocado a un paro general denominado "Un día sin migrantes", que se acompaña de una acción internacional de boicot a la compra de productos norteamericanos ese día.
Agencia América Latina en Movimiento.
(Traducción ALAI)

http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=17862

1º DE MAYO: MOVILIZACIÓN INTERNACIONAL POR LA REGULARIZACIÓN

Trabajadores inmigrantes: 1º DE MAYO: MOVILIZACIÓN INTERNACIONAL POR LA REGULARIZACIÓN
El 1º de Mayo es el día del trabajador en la mayoría de los países del mundo, en honor a la memoria de los trabajadores que dieron la vida por ganar la jornada laboral de 8 horas. Este día en todo el mundo habrá manifestaciones reivindicando los derechos de la clase trabajadora y de los pueblos oprimidos.
Kaos. Laboral e inmigración (ATRAIE - Corriente Roja) [01.05.2006 01:38] - 750 lecturas - 2 comentarios



MANIFIESTO INTERNACIONAL DE LOS TRABAJADORES/AS SIN PAPELES

1º DE MAYO: MOVILIZACIÓN INTERNACIONAL POR LA REGULARIZACIÓN

El 1º de Mayo es el día del trabajador en la mayoría de los países del mundo, en honor a la memoria de los trabajadores que dieron la vida por ganar la jornada laboral de 8 horas. Este día en todo el mundo habrá manifestaciones reivindicando los derechos de la clase trabajadora y de los pueblos oprimidos. Es un día de lucha, de celebración, de orgullo. Es nuestro día, vengamos del país que vengamos, hayamos nacido aquí o en la otra punta del planeta, nos enfrentamos a las mismas injusticias.

En Estados Unidos han sido los sin papeles quienes han reivindicado esta fecha retomando esta jornada de lucha desde hace 6 años. Hoy, cientos de miles de trabajadores inmigrantes han salido a las calles protestando los ataques racistas contra los inmigrantes materializados en la propuesta HR4437, aprobada por la Casa de Representantes del Congreso Nacional. El 1 de mayo, los inmigrantes convocan a un día “sin inmigrantes” y a un boicot internacional de productos americanos exigiendo la regularización de los 12 millones de sin papeles. El 1° de Mayo no es día feriado en Estados Unidos y al abstenerse de toda actividad en este día, los inmigrantes quieren demostrar su rol esencial en la economía de este país.

En Europa, los sin papeles se están movilizando por las mismas razones. En Bélgica, 10,000 personas salieron a las calles para exigir que se acaben las expulsiones y por la regularización de los sin papeles, para decir NO a los centros cerrados y a las prisiones para los niños nacidos en el "lugar equivocado". Hoy, los sin papeles han tomado 6 iglesias y claman por la regularización con una huelga de hambre.

En España, un proceso de regularización limitado hace un año atrás dejo a cientos de miles de trabajadores y trabajadoras sin papeles y a muchos otros con grandes dificultades para renovar. Hace unos meses, millares de Sin Papeles recorrieron las calles de Madrid al grito de: "nativa o extranjera la misma clase obrera".

En los Países Bajos, la población se levantó contra la muerte de decenas de Sin Papeles quemados en jaulas como ratas en el incendio de Schiphol en octubre pasado. En Francia, miles de jóvenes árabes salieron a las calles a protestar por la discriminación, y hoy los Sin Papeles se unen a las luchas de los jóvenes y trabajadores franceses contra el CPE.

PAPELES PARA TODOS Y SIN CONDICIONES

Es un sistema mundial basado en el afán desmedido de dinero y en la explotación a ultranza del planeta y de la mayoría de sus habitantes, lo que ha provocado el desplazamiento de millones de trabajadores de los países más pobres hacia los países ricos en busca de trabajo y de una manera de sostener a sus familias.

Frente al fenómeno migratorio, los gobiernos de los países de acogida arbitran leyes crueles que encadenan y controlan a los inmigrantes. Las distintas leyes de extranjería y otras propuestas de "ajuste" de inmigrantes en todo el mundo, regulan además las condiciones de trabajo, las condiciones de vida y residencia de los inmigrantes sometiéndolos a una doble legislación, creando ciudadanos de segunda clase y favoreciendo la nueva esclavitud. Son por lo tanto leyes xenófobas (odio al extranjero). Así como Europa postula "exportar sus bordes" a Libia, Marruecos, etc. así también los Estados Unidos quieren mover su frontera al sur de México y usar al gobierno Mexicano para parar el flujo de inmigrantes en el sur de este país. Esta es una lucha que se generaliza a todos los países ricos: Francia, Estados Unidos, Bélgica, Inglaterra, Suiza ...por eso es que las luchas de los inmigrantes en un país tienen un reflejo en los demás y deben empezar a coordinarse.

Todos los inmigrantes que se encuentran físicamente en los países de acogida tienen el derecho a tener los documentos que les permitan un trabajo digno y el goce completo de derechos y dignidad. El uso del "status migratorio" sirve a los gobiernos para mantener una masiva mano de obra de reserva que no pueda exigir unas dignas condiciones de trabajo, y esto a su vez les permite rebajar las condiciones de trabajo y de salarios de todos los trabajadores.

NATIVOS O EXTRANJEROS, SOMOS TODOS TRABAJADORES

La división de los trabajadores entre nativos o extranjeros, entre inmigrantes con papeles y sin papeles, se aplica para perjudicar e impedir nuestra unión. Esto les permite la aplicación de leyes como la Nueva Reforma Laboral en Europa que ataca y reduce nuestros derechos. Los primeros que se verán afectados por estas reformas al facilitar el despido son los inmigrantes.

Por eso, todos los trabajadores, con o sin papeles, deben ser admitidos sin discriminación en las organizaciones sindicales que defienden los derechos de todos nosotros.

Nativos o extranjeros, somos todos trabajadores, significa el fin de la división entre los trabajadores, significa la unidad de acción contra el sistema que favorece la esclavitud, el racismo ...

Por eso este primero de mayo saldremos nuevamente a las calles a gritar: Derechos, Dignidad Respeto.. De aquí o de afuera, la misma clase obrera. Llamamos a todos los trabajadores con o sin papeles, a unirse y a suscribir esta declaración internacional de los movimientos de sin papeles.

Estados Unidos: Coalición Nacional por Dignidad y Residencia Permanente
Bélgica: Unión De Sans Papiers(UDEP)
Estado Español: Asociación de Trabajadores Inmigrantes en España (ATRAIE)
Francia:Coordination Nationale des Sans Papiers (CNSP)
Italia: Comitato Immigrati in Italia

Los abajo firmantes suscribimos esta declaración internacional:

- associació papers i drets per a tothom

- colectivo kaosenlared.net

- associo catalana de professionals de l¨estrangeria

- comisiones de base (co.bas)

- coordinadora sindical de madrid

- corriente roja

- prt - izouierda revolucionaria

- boltxe kolektiboa

- euskal herriko komunistak (ehk)

- cristianos por el socialismo

- asamblea antifascista de sanse y alcobendas

- mia-cm.




http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=17862

Tras protesta, inmigrantes en EEUU redoblarían presión

Tras protesta, inmigrantes en EEUU redoblarían presión
El boicot fue organizado por activistas de los derechos de los inmigrantes, disgustados por una legislación federal que consideraría un delito grave el hecho de ser inmigrante ilegal
Por AP / El Caribe
Martes 2 de mayo del 2006 actualizado a las 7:00 PM









HERRAMIENTAS



Enviar Comentario
Enviar por e-mail
Formato para impresión
Agregar a artículos favoritos



LOS ANGELES._ Los inmigrantes ilega reformas, luego que más de un millón de personas salieron a las calles en una protesta-boicot que puso de manifiesto su fuerza económica.

Desde Los Angeles hasta Chicago y de Houston a Miami, el ``Día sin inmigrantes'' observado el lunes significó una jornada de boicot al trabajo y la escuela, mientras los indocumentados y sus simpatizantes se concentraron y marcharon en multitudes que se extendieron por kilómetros en las calles.

``Hemos superado nuestras expectativas por mucho'', dijo Mahonrry Hidalgo, presidente del Comité de la Alianza de Liderazgo Latino de Nueva Jersey. ``Los actos buscan mostrar solidaridad y simultáneamente enviar un mensaje de que la injusticia contra la comunidad inmigrante es inaceptable''.

``No es el fin de nuestra lucha; es el comienzo'', advirtió Hidalgo.

El boicot fue organizado por activistas de los derechos de los inmigrantes, disgustados por una legislación federal que consideraría un delito grave el hecho de ser inmigrante ilegal. La medida penalizaría a los aproximadamente 11 millones de indocumentados que viven en el país, y construiría una valla en la frontera con México.

Aunque algunos negocios fueron afectados, el ambiente en las marchas fue festivo pese a que entre los activistas existían divisiones, pues algunos consideraban que un boicot provocaría el rechazo de los legisladores federales partidarios de los inmigrantes.

Los departamentos policiales en una veintena de ciudades estadounidenses fueron consultados por The Associated Press y estimaron cifras de manifestantes que totalizaron 1,1 millón.

Dos grandes concentraciones en Los Angeles reunieron a unas 400.000 personas, de acuerdo con la oficina del alcalde. Otros 400.000 marcharon por el distrito de negocios en el centro de Chicago, estimó la policía.

La lista de manifestantes fue larga: hasta 30.000 en Houston, 50.000 en San José, 30.000 en la Florida. De Nuevo México a Tenesí y a Massachusetts, hubo protestas menores, con cientos de participantes.

La Casa Blanca reaccionó fríamente.

``El presidente no es aficionado a los boicots'', dijo el secretario de prensa Scott McClellan. ``La gente tiene el derecho de expresar pacíficamente su punto de vista, pero el presidente quiere que el Congreso apruebe una reforma incluyente para poderla promulgar''.

http://www.elcaribecdn.com/articulo_multimedios.aspx?id=84710&guid=A0C913EF2C6D48B48757B9050AB16889&Seccion=64

El 1 de mayo inmigrantes intensificarán protestas en Estados Unidos

sábado, 29 de abril de 2006
El 1 de mayo inmigrantes intensificarán protestas en Estados Unidos

Telesur / 27/04/2006
Manifestaciones del 1 de mayo intentarán impedir que se apruebe la Ley Antinmigrantes Sensenbrenner en Estados Unidos
Los inmigrantes que se encuentran en los Estados Unidos tienen planificado realizar el 1 de mayo una gran marcha en protesta por las reformas migratorias que adelanta el Senado.

A la espera de que se apruebe una normativa justa, Ricardo Juárez, coordinador general de Mexicanos sin Fronteras, comentó que a las peticiones de los inmigrantes se les ha respondido con arrestos y con duras leyes anti migración.

La corresponsal de TeleSUR en Washington, Roselena Ramírez Prado, informó que a las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, no les basta con manifestar por ello promueven acciones más contundentes como la de boicotear los productos de las compañías que contribuyen con las campañas de legisladores antinmigrantes.

El pasado miércoles 26 el Senado aprobó una reforma de ley que otorga 1.9 billones de dólares para reforzar el control en las fronteras.

Las masivas convocatorias que han tenido lugar los últimos meses en distintas localidades estadounidenses, intentan impedir que se apruebe la Ley Antinmigrantes Sensenbrenner HR 4437, apoyada por la línea dura de los Republicanos favorables a un endurecimiento de los controles fronterizos.

cs/YR

Publicado por sonia_soler @ 18:11 | EEUU

http://dignidad.blogcindario.com/2006/04/00090-el-1-de-mayo-inmigrantes-intensificaran-protestas-en-estados-unidos.html

1º de Mayo: ¡Los inmigrantes y sus aliados se toman las calles!

1º de Mayo: ¡Los inmigrantes y sus aliados se toman las calles!
Arriesgan la vida para cruzar la frontera.
La Migra los persigue y los tratan como criminales.
Viven apiñados en barrios ruinosos.
Trabajan en campos agotadores y maquiladoras asfixiantes.
Los pocos derechos que tienen están bajo ataque.
Quieren quitarles hasta la humanidad.

El 1º de Mayo de 2006 en Estados Unidos: ¡una fuerza innegable de más de un millón de inmigrantes y aliados dijeron basta ya!

Llenaron las calles de ciudades grandes y pequeñas y de pueblos, abandonando fábricas, escuelas, restaurantes y tiendas. Más de medio millón en Los Ángeles… 400,000 en Chicago… Docenas de miles en Nueva York, San Francisco, Seattle, Milwaukee… miles más de costa a costa, en pueblos y zonas rurales de Iowa, Nebraska, Kansas, Wisconsin, Minnesota y Texas. La gran mayoría eran latinos, pero también se manifestaron muchos otros grupos de inmigrantes: de África, el Caribe, Asia, el Medio Oriente, Europa oriental e Irlanda.

Fue un enorme despliegue de resistencia a los planes del gobierno de redoblar la opresión y explotación de los indocumentados.

Corriendo gran riesgo personal, centenares de miles de inmigrantes, la gran mayoría proletarios, salieron y alzaron la cabeza en desafío. Tal despliegue de resistencia se debe apoyar y celebrar; tal espíritu heroico se debe defender y extender.

En los últimos meses, esta ola de protesta ha cobrado fuerza y está cambiando el paisaje político de este país. Atrae a millones de personas a la lucha contra el gobierno y el sistema; y plantea interrogantes acerca de la naturaleza de este sistema, de cómo luchar y de lo que se necesitará para acabar con la explotación y la opresión.

Las acciones de una minoría han abierto nuevas posibilidades para muchos más. Para los que están furiosos por la dirección en que el gobierno de Bush ha encaminado el país y el planeta, son un ejemplo importante.

El Congreso está considerando varios proyectos de ley contra los inmigrantes. Politiqueros fascistas, como el congresista Tom Tancredo, quieren negarle ciudadanía incluso a los niños nacidos en el país si sus padres no tienen papeles. Paramilitares como los Minutemen patrullan la frontera armados, cazando inmigrantes, a quienes consideran una amenaza a “la estructura de América”. En tal situación, este nuevo movimiento no se deja paralizar por el miedo ni se esconde. Entra a la lucha y dice: “¡Bush escucha! ¡Estamos en la lucha!” y “¡El pueblo unido jamás será vencido!”.

Es muy emocionante y significativo que centenares de miles de proletarios se echen a la calle en Estados Unidos. Y qué maravilla que lo hicieran el 1º de Mayo, el día revolucionario del proletariado internacional. El tema de muchas manifestaciones fue “Un día sin inmigrantes” y fue evidente: montones de fábricas, restaurantes, empresas de construcción, jardinería, transporte y otras industrias y servicios se paralizaron por la ausencia de los trabajadores.

Es muy importante que las protestas se extendieron a pueblos pequeños y zonas rurales, donde se han experimentado grandes cambios demográficos en las últimas décadas. En muchos de esos lugares, que rara vez o nunca han visto protestas políticas, las empacadoras de carne y otras industrias reclutan trabajadores de México y Centroamérica. La población latina de muchos condados rurales ha crecido de cero en 1970 a 10-45% en el 2000. En Dodge City, Kansas, 1,500 proletarios inmigrantes marcharon por la calle principal y todas las cinco empacadoras de carne del estado (con más de 12,000 empleados) cerraron. En Emporia, Kansas, de una población de 25,000 personas (20% latinos), más de 1,500 personas se manifestaron en la feria del condado, cerca de la planta de pollos de Tyson, donde trabajan muchos inmigrantes. Hubo una protesta en Storm Lake, Iowa, donde el 20% de los 10,000 habitantes son latinos, y Tyson Foods tuvo que cerrar la mayor empacadora de carne del mundo. Lo mismo ocurrió en docenas más de pueblos.

La clase dominante de este país teme y ataca a los millones de inmigrantes que cruzan la frontera. Pero el proletariado revolucionario y sus aliados da la bienvenida a estas hermanas y hermanos, quienes suman una fuerza de importancia estratégica a la lucha revolucionaria.

En las manifestaciones se vieron muchas banderas estadounidenses; esto muestra las falsas ilusiones que mucha gente alberga sobre Estados Unidos y lo que representa para el pueblo de aquí y de todo el mundo. Pero miles izaron la bandera roja, y muchos de ellos la ven conscientemente como símbolo de la revolución proletaria. Unos llevaban la bandera roja y la bandera estadounidense, lo que muestra que el movimiento todavía no se ha salido del marco de la política burguesa aceptable, así como el potencial que encierra la situación… y la necesidad de una dirección revolucionaria.

El movimiento por los derechos de los inmigrantes y las protestas del 1º de Mayo inspiraron a millones más. En Chicago unos trabajadores sociales que ayudan a víctimas de violación le dieron la bienvenida a la marcha con letreros de “Gracias” y “Thank you”. Feligreses blancos repartían agua bajo un letrero de: “Los inmigrantes de ayer apoyan a los inmigrantes de hoy; su viaje es nuestro viaje”. Un contingente multinacional de estudiantes de medicina coreó: “Trataremos a nuestros pacientes, con o sin papeles”. Otros fueron con un mensaje parecido: “Todos somos inmigrantes” y “Ningún ser humano es ilegal”. Esas semillas de unidad son muy importantes y, debidamente cultivadas, pueden llegar a ser algo potente, necesario y hermoso para la lucha contra el sistema y a favor de un mundo mejor.

El 1º de Mayo de 2006, fue muy emocionante e importante que más de un millón de proletarios inmigrantes se tomaran las calles aquí en Estados Unidos, proclamando su humanidad y que están resueltos a luchar por sus derechos. La actitud de “los trabajadores somos los que hacemos funcionar la sociedad” resume una verdad fundamental, pero todavía no es —y tiene que ser— consciente de clase; tiene que reconocer el hecho de que como clase, el proletariado es la única clase que puede y tiene que dirigir la lucha para emancipar a toda la humanidad. Tenemos que unirnos a la ola de resistencia de los inmigrantes y celebrarla. Lo que se requiere es fomentar la dirección consciente del proletariado, impedir que el movimiento se canalice hacia la política burguesa ineficaz y hacer que contribuya de la manera más poderosa posible a la lucha revolucionaria para liberar al planeta de todas las formas de opresión y explotación.

http://rwor.org/a/046/1_mayo.html

Millones de hispanos sin papeles dejarán de trabajar el 1 de mayo en protesta por su situación

Millones de hispanos sin papeles dejarán de trabajar el 1 de mayo en protesta por su situación
Los inmigrantes deciden para EEUU


Yolanda Monge
El País

Tras el éxito de las protestas de cientos de miles de inmigrantes en varias ciudades norteamericanas, el pasado 10 de abril, el colectivo de los hispanos sin papeles de Estados Unidos se dispone a llevar a cabo mañana, 1 de mayo, un boicoteo masivo en todo el país. El "día sin inmigrantes", como lo han bautizado, es un intento por demostrar su peso en la economía del país. Se calcula que en EE UU existen entre 11 y 12 millones de indocumentados, lo que representa el 5% del total de la fuerza de trabajo. En el Senado hay una propuesta para permitir la legalización de los sin papeles que llevan más de cinco años en EE UU y establecer un programa de trabajadores temporales para el resto de la población ilegal.


¿Será el 1 de mayo el día en que Estados Unidos se despierte sin inmigrantes hispanos? Nadie para servir las mesas de los restaurantes; nadie para aparcar los coches en las grandes ciudades; nadie que limpie los hogares y las oficinas; nadie que construya las casas; nadie que recoja las cosechas... Lo será si triunfa la iniciativa de varias organizaciones que han convocado para mañana "un día sin inmigrantes", un boicoteo nacional que pretende afectar a millones de personas y con el que quieren demostrar el poder hispano en la economía estadounidense. "¿Cómo se hace visible lo invisible?", pregunta Sandra, una de estas inmigrantes. Y responde: "Quitándolo".
La fecha elegida es el 1 de mayo, festivo en casi todo el mundo menos en Estados Unidos.

La mayor revuelta silenciosa que está viviendo Estados Unidos desde la lucha por los derechos civiles de los negros en los años sesenta o las movilizaciones contra Vietnam culminarán de esta forma, mañana, con un paro latino. Desde California a Nueva York; desde Colorado a Carolina del Norte, los hispanos participan en una movilización sin apenas líderes, que ha funcionado espontáneamente.

La desaparición de latinos triunfó en la ficción: en la película Un día sin mexicanos, que Sergio Arau rodó en 2004 y que es el segundo filme más taquillero en la historia de México. Se calcula que en Estados Unidos hay entre 11 y 12 millones de inmigrantes indocumentados, el 5% del total de la fuerza de trabajo, según datos del Pew Hispanic Center.

La lucha sobre cómo resolver su situación irregular se ha recrudecido desde el año 2004, cuando el presidente George W. Bush planteó un programa de permisos temporales para los trabajadores que, en su gran mayoría, vienen más allá de la frontera sur del río Grande. El polémico debate sobre qué hacer con la inmigración ilegal está ahora en el Senado -y habrá que conciliarlo con el proyecto de ley aprobado en diciembre y que criminaliza a los indocumentados y a quienes les den trabajo, así como establece la construcción de un muro de más de 1.100 kilómetros en la frontera entre México y EE UU-.

Propuesta en el Senado

Tras las vacaciones de primavera, entra esta semana en su fase final. Antes del receso, el Senado había logrado un acuerdo, elaborado por los republicanos Chuck Hagel y Mel Martínez, para permitir la legalización de los indocumentados que llevan más de cinco años en Estados Unidos y establecer un programa de trabajadores temporales para el resto de la población ilegal. Pero el acuerdo se desmoronó en medio de una pugna en torno a varias enmiendas presentadas por los republicanos y degeneró en recriminaciones de obstruccionismo.

"Se trata de enviar al Congreso un mensaje, una demostración de fuerza del peso de los inmigrantes", dice Juan José Gutiérrez, del Latino Movement USA. "Que mañana sea un día en que los hispanos no compren, no vendan, no vayan al trabajo ni acudan a las escuelas".

El gran boicoteo americano sigue a la multitudinaria protesta del 10 de abril, día en que en más de 100 ciudades los indocumentados tomaron las calles para reclamar derechos. "Somos América", fue su lema. "Este es un país creado por inmigrantes", se queja Aída, de 43 años. Salió de México hace más de 10. Desde entonces nunca ha tenido papeles. Aída confirma que no trabajará mañana. Tampoco trabajarán Sandra ni Lupe. Aunque ellas han pedido el día libre "para evitar problemas". José secundará el paro, pero porque tiene papeles. Otro José es un indocumentado, que no parará porque tiene miedo a ser despedido.

Gutiérrez compara su lucha con la de los colonos contra el imperio británico de hace más de 200 años. "El gran eslogan de la Revolución Americana era: 'No impuestos sin representación'. Millones de seres humanos están pagando impuestos y no tienen representación política", explica Gutiérrez. "De hecho, son golpeados y humillados cada día", puntualiza.

Aunque no todos los inmigrantes ni asociaciones están de acuerdo con una postura tan extrema como la de una huelga general de 24 horas. La coalición que sirvió de paraguas a la manifestación del 10 de abril en Washington -la National Capital Immigration Coalition- se ha distanciado del paro porque teme que una protesta muy radical signifique crear una imagen peyorativa de los inmigrantes, dibujados como enemigos de Estados Unidos.

"El boicoteo puede convertirse en un bumerán, en una bofetada contra los hispanos", advierten desde la Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles. En opinión de este grupo, el paro puede traer miles de despidos. Tras las manifestaciones del día 10, varios cientos de personas han perdido sus trabajos.Los federales han detenido a más de 1.100 inmigrantes sin papeles en una redada llevada en varios Estados del país en los últimos días. El objetivo es reflejar el "cambio de statu quo", según afirmó Michael Chertoff, secretario de Seguridad Interior.

A Chertoff le contestan desde el otro lado de la frontera: Nothing gringo (nada gringo). Mañana existe una convocatoria en México para boicotear los productos estadounidenses. "No McDonald's..."; "No Starbucks"... "Nada gringo hasta que nos consideren personas, no mulas", dice Sandra.

Un movimiento con distintas voces

La protesta de mañana surgió de forma espontánea y tiene distintas voces, entre las que se incluye la Iglesia católica, quizá el único elemento que aglutina a todos los hispanos en Estados Unidos, pero que tampoco se casa con nadie.

"No entiendo por qué se espera que la comunidad hispana actúe de forma monolítica", explica la congresista demócrata por Maryland Ana Sol Gutiérrez. "No se trata de un único líder diciendo a la gente lo que hay que hacer. Este movimiento surge de las bases", dice Gutiérrez.

"Ni siquiera dentro del movimiento por la lucha de los derechos civiles hubo una sola voz, una sola estrategia", confirma Mario Cristaldo, coordinador general de la Coalición por el Derecho al Voto de Washington. "El objetivo es mostrar que nuestra ausencia deja un vacío importante difícil de llenar", expresa Ricardo Juárez, de Mexicanos Sin Fronteras.

Convertir el Primero de Mayo en un día sin inmigrantes ha tenido sin embargo cierta oposición por parte del arzobispo de Los Ángeles. Roger Mahoney ha echado un jarro de agua fría a la convocatoria de paro al pedir a sus fieles que acudan a trabajar, que vayan a las escuelas y que por la tarde se unan a las manifestaciones. "Hagamos del 1 de mayo un día de ganancia para todos", dijo Mahoney.

Lo que sí tienen desde el viernes los hispanos de EE UU es un himno, el himno estadounidense al que un grupo de artistas ha puesto letra en español. Nuestro himno ha despertado las protestas de los sectores más conservadores, entre ellos el presidente Bush, que ha manifestado su rechazo a que el himno nacional sea traducido a otro idioma. Bush también se opone frontalmente al paro del Primero de mayo.

Desde su nacimiento en 1780 como una melodía inglesa que cantaba a los borrachos, hasta que en 1814 Francis Scott Key le puso letra basada en un poema que compuso al contemplar el bombardeo de Fort McHenry, el himno estadounidense ha tenido un largo recorrido. En 1931 se convirtió en oficial. La música será la misma, pero la letra ya es otra. Hoy lo corearán miles de personas en su propia lengua.


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=30854

1 de mayo del 2006, un día sin inmigrantes



http://latino.msn.com/noticias/galeriaspage.aspx?cp-documentid=460034

Protestas en US (1ro de Mayo)

1 DE MAYO-EEUU:
Inmigrantes sí honran a Mártires de Chicago
Por Haider Rizvi

NUEVA YORK, 28 abr (IPS) - Los estadounidenses no han visto un 1 de mayo con actos masivos y huelgas en más de un siglo. Pero este lunes sí: los inmigrantes aprovecharán esta fecha histórica para protestar por el tratamiento que reciben en este país.

"No trabajar, no ir a la escuela, no comprar, no vender", exhortan los carteles en ciudades y poblados de todo Estados Unidos que convocan a las manifestaciones del 1 de mayo.

En la mayoría de los países del mundo Día Internacional de los Trabajadores es feriado nacional.

Millones de personas participan en todo el planeta en manifestaciones para recordar la gesta de los obreros textiles asesinados en 1886 por policías antidisturbios en la ciudad estadounidense de Chicago. Los trabajadores reclamaban la reducción de la extenuante jornada laboral.

Pero la conmemoración del 1 de mayo no se realiza en Estados Unidos, el propio país donde se originó. Allí, el denominado Día del Trabajo es el primer lunes de septiembre. Apenas un puñado de organizaciones izquierdistas realizan pequeños actos.

Eso cambiará este lunes, con el "gran boicot estadounidense 2006, un día sin inmigrantes". Se trata de una huelga general el 1 de mayo para reclamar plenos derechos para los inmigrantes indocumentados.

La protesta es coordinada por más de 500 organizaciones de base y de inmigrantes de todo el país, en respuesta al debate que se desarrolla en el Congreso legislativo para dificultar la residencia y el trabajo a los inmigrantes de todo el mundo.

Legisladores conservadores del gobernante Partido Republicano y del opositor Demócrata promueven una legislación que penaliza la contratación de trabajadores indocumentados. También pretenden construir un muro de seguridad en la frontera con México.

Hoy, unos 12 millones de trabajadores indocumentados, la mayoría originarios de Mexico y el resto de América Latina, desempeñan en Estados Unidos todo tipo de trabajo manual durante larguísimas jornadas y reducidos salarios.

Mientras el Congreso legislativo considera leyes aun más restrictivas que las vigentes, el presidente George W. Bush promueve un programa de "trabajador huésped" para inmigrantes y nuevos procedimientos para la tramitación de la residencia y la ciudadanía.

Pero organizaciones de derechos humanos reclaman la amnistía plena y la ciudadanía para todos los inmigrantes, estén legalmente empleados o no.

Los organizadores de la huelga también reclaman el fin del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA-TLCAN), integrado por Estados Unidos, Canadá y México, y otros acuerdos que, advierten, crean las condiciones que obligan a los habitantes de países pobres a viajar al Norte industrial en busca de empleo.

La mayor resistencia a la política migratoria procede de los trabajadores mexicanos, pero los originarios de muchos otros países se suman cada vez más al movimiento por el reconocimiento de sus derechos.

Organizaciones islámicas, por ejemplo, llamaron también a participar en las protestas masivas que comenzaron el mes pasado y exhortan a los musulmanes a unirse a los actos del 1 de mayo.

"El mensaje del Islam es de justicia social, justicia económica y justicia laboral", sostuvo el Consejo Musulmán de Asuntos Públicos del sudoccidental estado de California.

Numerosos dirigentes religiosos, empresariales y sindicales de todo Estados Unidso adhirieron al llamado del 1 de mayo. La principal productora de carne del mundo, Tyson Foods Inc., anunció que cerrará temporalmente su nueve de sus plantas ese día, porque muchos de sus obreros planean participar en los actos.

La segunda productora de carne de Estados Undios, Cargill, dará asueto a sus obreros en los estados de Kansas, Nebraska, Iowa, Illinois, Texas y Colorado.

"Esto demostrará a los legisladores que tenemos poder económico", dijo la semana pasada la Coalición de Propietarios de Empresas de la localidad neoyorquina de Long Island. "Demostraremos que los empleadores somos solidarios con nuestros empleados."

Algunos políticos demócratas adhirieron a las demandas de las organizaciones convocantes, pero mantienen distancia del movimiento de inmigrantes. El único partido que se ha manifestado con fuerza contra los proyectos de legislación represivos es el Verde.

"Todos deberían tener derechos y oportunidades de beneficiarse de los recursos disponibles. Debemos derribar barreras como el racismo, la clase, el sexismo y la discriminación por edad e incapacidad, que niegan el tratamiento justo y la equidad", sostuvo el Partido Verde.

El Senado de California adhirió a la huelga, en una resolución por la cual declara la necesidad de educar a los estadounidenses acerca de la contribución de los inmigrantes. Legisladores republicanos votaron en contra.

Los organizadores de la huelga, alentados por las últimas manifestaciones, prevén la participación de millones de personas en las del 1 de mayo.

"Esto será realmente grande. Habrá millones. Creemos posible que el Congreso se dé cuenta de que es hora de actuar", dijo el sindicalista Juan José Gutiérrez, líder del Movimiento Latino USA y residente en California..

"Sólo en Los Ángeles habrá tres millones de personas en las calles. La actividad se detendrá en Chicago, Nueva York, Tucson, Phoenix y Fresno", aseguró.

Más de 100.000 personas tomaron las calles de Nueva York en la última manifestación contra la política migratoria. En la de Los Ángeles participaron medio millón de personas. (FIN/2006)

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=37324

Asegura Fox que Bush prometió presentar una iniciativa migratoria

El jueves 24 de marzo de 2005 el Presidente Fox aseguraba que el Bush presentaría una indicativa migratoria…

http://www.jornada.unam.mx/2005/03/24/003n1pol.php